Archivo de la categoría: Uncategorized

A la gente le caemos malamente.

Pie de foto: Un par de guionistas reciben su merecido por chupar del bote.

Sí, compañeros de profesión que estáis en vuestras casas cómodamente leyendo esto, a la gente la caemos mal. Es más, la gente odia a los guionistas.

Como sabéis ya ha salido en el BOE la convocatoria a las subvenciones para el desarrollo de guión de largometraje y la noticia ha aparecido en Meneame. Cuando yo la he leído había nada menos que 135 comentarios y el 99% de ellos eran para decir que todos los guionistas somos unos hijos de puta mantenidos por el Estado y que menuda vergüenza que, con la que está cayendo, le den dinero a alguien para escribir cuatro chorradas. Esto, leyendo entre líneas.  Aquí van algunos de los comentarios que más me han gustado:

“Genial. Ando escaso de dinero; voy a ponerme a escribir alguna chorrada, a ver si me llueve una subvención”

“¿Al final los piratas quienes eran? No me queda muy claro”

“¿Pero para repartir lo robado no estaba la SGAE?”

“Bueeeeno, siendo el cine español como es, casi mejor pagarles por que no peliculicen esos guiones”

“Se primarán las mierdas que sean españoladas. Ahora entiendo por qué casi todas las películas españolas son una mierda.”

Bueno, ya os imagináis por dónde van los tiros.

En realidad a nosotros no nos odian. Nosotros sólo les caemos mal. Odiar, odiar, ellos odian a González Sinde. Sí, básicamente se dedican a decirle de todo menos bonita a la Ministra Sinde. Y el odio que ha suscitado esta mujer a colación de la ley de descargas empieza a salpicarnos a todos. Ojo, que no digo que sea culpa suya. Al menos no del todo. Primero, porque probablemente la ley no la haya escrito ella (vale, quitad el probablemente.). Segundo, por, en parte, tiene razón. A saber: no puede ser legal que haya gente que gane mogollón de dinero a costa del trabajo de otros. Repito que GANE DINERO. Si no se gana dinero compartir información no es ilegal a día de hoy y no debería serlo. Eso no es piratear. Y tercero, porque la reacción contra esta ley es en muchas ocasiones digna de nuestra larga tradición de cerrilismo sin sentido. Los cuatro iluminados de turnos a los que el anonimato de internet les lleva a soltar burradas sin contrastar, sin saber nada del mundo audiovisual y su industria, piensan que descargarse pelis por la cara es un derecho. Y mire, no. Se puede discutir si, como he dicho, es ilegal o no. Pero un derecho no es. Mejor harían montando campañas contra la banca o el sistema financiero que sí nos está robando derechos.

Anuncios

Cómo cantaba Michael Jackson de joven…

G-20.

risto-mejide

Acabo de ver G-20, el nuevo programa en el que Risto Mejide hace las veces de presentador y absoluto protagonista, y no salgo de mi asombro. Y es que el programa consiste en Risto poniendo a parir a veinte personas. Y punto.

A través de una lista del 20 al 1 bien Risto bien una locución se dedican a poner verde al personaje de turno, desde políticos a famosillos pasando por deportistas. Y no les pone verdes en plan: “pero qué mal lo haces, joer”. Si no en plan: “Celestino Corbacho es un indeseable” o “Maria Dolores de Cospedal es una serpiente” y lindezas del estilo.

A priori la idea de criticar a las figuras públicas me parecen estupenda. Pero hay que hacerlo con gracia, con talento, cosa que no he visto en G-20. Y sobre todo, no hay que confundir ser transgresor, atrevido, con tener mal gusto. Y es que no es lo mismo criticar que insultar a la gente por la puta cara.

En definitiva, G-20 es un programa que está a la altura y catadura moral de su presentador estrella. 

No lo volveré a ver.

No puedo con los góticos.

gotica

No soy muy de tribus urbanas. Ese rollo de “todos vestidos igual y a pensar lo mismo” no me va. Que todos somos un poco así me diréis, pues sí. Pero de ahí a parecer gilipollas va un trecho.

En cualquier caso, la tribu urbana que menos aguanto últimamente (esto va por fases, la verdad… Es lo que tiene ser bipolar) son los putos góticos.

Creo que mi odio visceral comenzó hace ya varios años, en Berlín, la primera vez que vi uno. Era un alemán gigante que, a cuarenta grados, en medio de una Alexanderplatz que ardía bajo el sol de agosto, vestía una gabardina de cuero hasta los tobillos. En ese momento pensé que si por ser miembro de una tribu urbana tenías que pasarlas así de putas es que esa era la peor tribu urbana de la historia.

Ese mismo año, en cuanto regresé a casa, comprobé que la estupidez no era exclusiva de los germanos. También en mi propia ciudad había una plaga de idiotas vestidos de negro, con la cara maquillada de blanco y las botas más feas que había visto… Una plaga de tontolabas que decían que les gustaban los vampiros, el amor más allá de la muerte y Poe.

No puedo con los góticos porque son unos intensos de la vida que están siempre diciendo tonterías sobre lo romántico que es el dolor y lo mucho que sufren por dentro. Me jode esa actitud impostada de poeta maldito que se gastan. De hecho me jode más que su look hortera con anillos de calaveras. Porque tengo la sensación de que si te disfrazas con esas pintas es que no dedicas un sólo minuto a pensar antes de salir de tu casa. Vamos, que ser profundo y especial no tiene nada que ver con parecer un mamarracho.

Además, toda esa celebración del dolor y la tristeza me recuerdan demasiado al catolicismo, y me da yuyu.

Y sí, a mí también me molan las pelis de Tim Burton, y Drácula, y El Gato Negro. Y no voy por ahí diciéndoselo a todo el mundo.

Así que ya sabéis, si conocéis a algún gótico les decís de mi parte que intente cambiar.

Y si no puede, por lo menos que no se vuelva emo…

emos

…por favor…

House sigue molando.

house

Ayer estuve viendo de nuevo House. Y digo de nuevo porque los tres primeros episodios de la nueva temporada (lástima) me los perdí por un motivo y otro. Incluso a veces por tener algo de vida social, cosa extraña, la verdad.

El caso es que ayer sí lo vi y fue como encontrarse con un viejo amigo. Gregory sigue ahí, después todo. Igual de brillante, cabrón, egoísta, frío y fascinante que siempre. Y su serie (porque la serie es suya, claro) sigue siendo una buena serie.

Bien es cierto que House no es la mejor del mundo. Bien es cierto que durante estas temporadas han tenido tramas que no me han gustado nada (la ex mujer, el poli que se engorila intentando destrozarle la vida), pero a pesar de todo el personaje principal está tan cojonudamente bien pensado y escrito que soporta lo que le echen.

Después de mega emocionante final de la temporada anterior (servidor por lo menos lloró cual niña pequeña) voy a volver a casa, con Gregory y sus compis.

Porque se lo merecen.

Arte en Bic.

Juan Francisco Casas es un artista como la copa de un pino. 

Juan Francisco Casas debe ser el tío que más dinero se ha gastado en bolis BIC de la historia.

Y ha merecido la pena porque, basando en fotos, hace cosas tan hipnóticas y fascinantes como estas.

fotogalerias

gal140gr

2236958818_bc3707655d_o

 

juan-francisco-casas-2-1

yan6p

Malviviendo: mucho talento.

display_temp

A través de Vayatele he podido disfrutar del episodio piloto de una serie española hecha para la emisión en web.

No sólo es que esté bastante bien realizada, guionizada e interpretada. Es que en su web se nos dice que este piloto está hecho con tan sólo 40 euros. Y la verdad es que cuesta creerlo.

Unos chavales que acaban la carrera y, ante las puertas cerradas, se montan su propia serie. Yo seguiré atento cada mes para ver otro episodio.

Podéis ver el video en su web, que no consigo colgarlo.