Cine del güeno (II): Uno, dos, tres.

Continuamos con la sección cine del güeno con una de las pocas películas gracias a las cuales he visto a mi venerable padre llorar de risa revolcándose por el sofá: “Uno, dos, tres”, un juego político firmado por el gran, inmenso, maestro, apabullante Billy Wilder.

¿De qué va?: Pues, a grandes rasgos la peli es una sátira mordaz y ultraácida de la Guerra Fría desarrollada a través de la historia de C.R McNamara, el representante de Coca Cola en el Berlín Oeste a principios de lo sesenta. McNamara lleva una vida tranquila y apacible extendiendo el consumo de la bebida capitalista por excelencia por toda Europa cuando el jefe de la compañía decide enviarle a su hiper pija hija, de viaje por el viejo continente. Y el lío se monta porque a la joven no se le ocurre mejor idea que la de enamorarse de un comunista de la parte oriental. A partir de ese momento, la cosa se complica tanto que es mejor ver la peli para disfrutar de la historia.

¿Por que es “güena”?: Uno, dos, tres es una gran película porque el humor ácido y brillante de Wilder y Diamond le hinca el diente a la guerra ideológica entre el comunismo y “el mundo libre” y no deja títere con cabeza. Tiene un ritmo endiablado (el final de la película es de infarto), unas actuaciones muy conseguidas con respecto al tono satírico de la peli y una dirección que, como siempre en Wilder, parece peor de lo que realmente es.

En definitiva, quizá no esté a la altura de El apartamento (es difícil estar a la altura de la mejor película que se ha escrito), Perdición, El crepúsculo de los dioses y otras obras maestras de Wilder, pero tiene una especial mala leche y siempre me trae buenos recuerdos.

Os dejo una escena plagada de chistes brillantes que resume bien el tono de la peli.  Les pongo en situación: McNamara (James Cagney) tiene que cruzar a Berlín Oriental para conseguir que el comunista que se ha líado con la hija de su jefe salga de la cárcel. Y va a intentar convencer de ello a la delegación rusa con la que negocia para expandir la Coca Cola al otro lado del telón de acero. He intentado encontrar en VOS pero ha sido imposible. Así que disfruten también del doblaje.

Anuncios

2 Respuestas a “Cine del güeno (II): Uno, dos, tres.

  1. Probablemente mi peli favorita de Wilder (aunque puede que algunas de las que mencionas sean mejores) ¡Échale un ojo a esa peli, Aaron Sorkin! ¡Te demostrará que se pueden escribir y coreografiar situaciones trepidantes sin que el espectador se pierda! ;P

  2. Vale. Acabo de ver “La red social”. Retiro lo dicho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s